Istanbul desde el humor

Fui a Istanbul en busca del humor. Mi primer viaje se produjo en 2008 cuando recibí una beca de residencia para dibujar la continuación de mi primer cómic. La intención era que esta segunda entrega también fuera una sátira del mundo del arte contemporáneo y que se desarrollara en la escena  estambulita. Pero como siempre ocurre, los planes preconcebidos fracasan estrepitosamente ante una realidad que se desconoce. Istanbul desbordante y exótica, me llevó por otros caminos, desparramando su risa ante una recién llegada que iba con audacia a buscarle las cosquillas.

Istanbule ríe desde las tripas, con carcajadas ancestrales y musicalidad musulmana. La risa a veces se entrecorta y se cuadra sumisa o resignada ante un himno militar. Istanbul no para de reír por puro placer, aunque a veces llore recordando sus muertos. Pero sobre todo, Istanbul emplea la risa como vehículo para la libertad de expresión, en un país amenazado históricamente por la sombra de la represión y la censura.

Por cierto: al final mi cómic acabó siendo una historia futurista de amor zombi. Me olvidé del arte contemporáneo turco por el camino.

¿Cómo es el humor en Istanbul?

(Haz clic en cada imagen para descubrirlo)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR