Venecia: lo vacío, las presencias y lo inhabitado

 

Marta, la de Perdiz Magazine comentó de manera espontánea y, a mi parecer muy acertada, que Venecia es como Ikea. Un recorrido guionizado por una suma de letreros y estímulos que te conducen por un sólo camino. Para Txampa, Venecia es decadente y para muchos otros amigos, Venecia es cinematográfica. La Piazza San Marcos para mi padre es una de las plazas más bonita del mundo y Daniel siempre dice que cuando más vuelve a Venecia más le gusta.

Para mí, Venecia son las plazas devenidas campos, los kayaks y las no bicis. Los muchos patinetes, los timbres fotogénicos, la ropa tendida y los no ascensores. Las escaleras, escalinatas, puentes y las no líneas rectas. Los muros conquistados por la humedad, las persianas cerradas, los candados vistos y la no orientación.

Pero si para mí Venecia es algo es una suma de nos. Una suma, que como bien me explicaba Mery, construyen una “presencia”. Donde hay pero no se ve. Y es justo esta definición lo que para mí es Venecia. Lo vacío, las presencias y lo inhabitado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR